Consentimiento
Comunicaciones comerciales y RGPD
26 de julio de 2018
El ultimatum de la UE al Privacy Shield ha expirado. Y ahora ¿qué?
6 de septiembre de 2018
Mostrar todo

DPO, hard skills & soft skills

Soft skills

Cualidades del DPO según el RGPD

Art. 37.5 RGPD. El delegado de protección de datos será designado atendiendo a sus cualidades profesionales y, en particular, a sus conocimientos especializados del derecho y la práctica en materia de protección de datos y a su capacidad para desempeñar las funciones indicadas en el artículo 39.

El RGPD caracteriza esencialmente en sus artículos 37 y ss. la figura del DPO desde la perspectiva de las hard skills. Se trata, por supuesto de la faceta primordial de la figura, puesto que su conocimiento jurídico y background técnico lo van a diferenciar, en el terreno patrio, de la anterior figura del Responsable de Seguridad recogida en la LOPD y desarrollada por el RDLOPD, convirtiéndolo en un especialista en protección de datos que va mucho más allá de un mero puesto técnico. Y eso sin entrar a valorar cómo afecta el compliance penal a esta figura, pero esto es otra historia y debe ser contada en otro momento.

Hard Skills

Las hard skills son las habilidades y capacidades técnicas adquiridas durante tu formación y tu experiencia laboral
Fundamentalmente, las hard skills con que debe contar un DPO son un sólido conocimiento del marco jurídico en materia de protección de datos y seguridad de la información, conocimientos prácticos de IT y gestión de los sistemas seguridad de la información, habilidades comunicativas (tanto a nivel de intermediación como de formación), independencia, credibilidad y ausencia de conflictos de intereses


Sin embargo, el DPO , como profesional de un ámbito tan sensible a la par que relevante como es la protección de datos y la seguridad de la información, debe trabajar activamente sus soft skills. Nunca se debe perder de vista que el centro de nuestro trabajo no son los datos, son las personas.

Soft Skills

Las soft skills son las habilidades sociales, los rasgos de tu personalidad, tu capacidad de comunicación, lenguaje hábitos personales, etc, que nos permiten integrarnos en el ambiente laboral de las relaciones con el resto de empleados.
El DPO es un profesional que va a tratar, tanto si es externo como interno, con personas en todo tipo de departamentos en organizaciones, empresas y administraciones públicas. Nuestras habilidades sociales, de comunicación y lenguaje (verbal y no verbal), así como otros hábitos que definen nuestra personalidad, son clave para integrarnos en los diferentes entornos.

Interactuar con los demás es una característica inherente a este trabajo. No sólo debemos tener sólidos conocimientos profesionales. A cada paso que demos será necesario demostrar dotes de escucha activa, proactividad, empatía, liderazgo, adaptación al cambio, resolución de problemas, tolerancia a la presión…

Valoración personal

De mi bagaje profesional puedo asegurar que un cliente no valora sólo tu experiencia o pericia profesional. Su confianza la ganas demostrando que detrás de los conocimientos técnicos hay una persona con habilidades sociales que aportan a su trabajo un valor añadido que lo hace realmente interesante. Y estas soft skills pueden ser la llave de puertas que de otra forma no podrías abrir.

Y por supuesto, como casi todo en esta vida, las soft skills se pueden entrenar. Necesitaremos hacer un ejercicio de reflexión y analizarnos internamente, observarnos y prestar atención a cómo interactuamos con los demás ante situaciones cotidianas y otras no tan cotidianas, para detectar dónde están nuestras fortalezas y debilidades, y poder comenzar a trabajar sobre ellas para mejorarlas o desarrollarlas.

Salvo mejor opinión, claro está…

Raúl García
Raúl García
Delegado de Protección de Datos en Valencia